Dolorosa caída

ATLANTA — El mariscal de campo de Halcones, Matt Ryan, lanzó un par de pases cortos de touchdown, para guiar a Atlanta a un triunfo este domingo 27-7 ante Vaqueros de Dallas, que tuvo que prescindir de la labor del corredor Ezekiel Elliott, suspendido.

Ryan se conectó con Justin Hardy en un pase de tres yardas para el primer touchdown de Atlanta en un tercer cuarto esta temporada. A principios del último episodio, Ryan puso el partido fuera de alcance para los Halcones (5-4) al enviar un pase de anotación de una yarda a Austin Hooper.

Vaqueros (5-4) extrañó a Elliott, quien finalmente comenzó a cumplir su suspensión de seis partidos por la acusación de violencia doméstica, tras una prolongada batalla legal.

No hubo buen resultado para Dallas. Adrian Clayborn forzó dos balones sueltos al superar a Green una y otra vez, recuperó uno de ellos y superó el récord de franquicia de cinco capturas, establecido por Chuck Smith y el miembro del Salón de la Fama Claude Humphrey.

Prescott sumó 42 yardas en lo que prácticamente fueron seis escapes para huir de los defensivos de Atlanta, que sumaron ocho capturas en total y no le dieron tranquilidad al pasador de Dallas para buscar a sus receptores.

Clayborn, con seis capturas, igualó la segunda mayor cantidad de “sacks” en un partido en la historia de la NFL. Derrick Thomas, Osi Umenyiora y Fred Dean son los únicos jugadores que registraron seis capturas en un partido.

Clayborn tuvo más capturas en este partido que en cualquier otra temporada de su carrera a excepción de su año de novato, en 2011, en el que tuvo 7.5. Llegó al partido con 20.5 capturas en sus siete años de carrera.

En 2017, Elliott promedia prácticamente 24 acarreos por juego y esa es la carga que un corredor debe recibir para, junto con la línea ofensiva, intentar dominar físicamente al rival.

En ese sentido, y aunque los números pudieran mostrar una clara dependencia de los Cowboys por su corredor titular, la derrota por 27-7 ante los Atlanta Falcons tuvo dos factores aún más importantes que marcaron el rumbo del encuentro.

La lesión del tackle izquierdo Tyron Smith (espalda) y la pérdida del linebacker Sean Lee (muslo) durante la primera mitad del encuentro fueron factores que los Falcons aprovecharon, más que la ausencia de Elliott.

Sin Elliott, los Cowboys necesitan depositar más confianza en Morris, McFadden o Smith para hacer caminar a su ataque terrestre, pero, si la línea ofensiva no puede superar la ausencia de uno de sus miembros como sucedió en Atlanta, aún con Elliott en el campo, los problemas podrían serios para el equipo de la estrella solitaria.

En Tampa, Ryan Fitzpatrick comandó un par de series de anotación y Bucaneros limitó a Jets de Nueva York a menos de 200 yardas totales hasta el último cuarto, para romper una racha de cinco derrotas consecutivas al imponerse 15-10.

“Fitz”, quien tomó el lugar del lesionado Jameis Winston, guió a Bucaneros (3-6), a tres goles de campo para tomar la ventaja 9-3. Posteriormente conectó con Charles Sims para poner el juego fuera del alcance cuando restaban seis minutos por jugar.

En el duelo ante su ex equipo, el pasador “corsario” completó 17 de 34 intentos para 187 yardas y fue interceptado una vez. El veterano de 34 años, uno de cuatro jugadores en la historia de la NFL con al menos un pase de anotación en siete diferentes equipos, concluyó una serie de siete minutos, 15 jugadas y 81 yardas con el pase a Sims para poner el partido 15-3.

Josh McCown, quien también enfrentaba a una de sus anteriores franquicias, concluyó con 23 pases completos en 39 intentos para 263 yardas, con un touchdown y una intercepción. Robby Anderson visitó las diagonales en una jugada de 38 yardas con menos de un minuto por jugar, lo que representó su cuarto juego seguido con una anotación.

Más en esta categoría: « Premio de consuelo Último examen »

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.