Invitan a reunión en Chihuahua para defender las tradiciones

El miércoles 17 de julio, en Chihuahua capital, en punto de las 4 de la tarde, habrá una reunión de galleros a nivel estatal, en la que acordarán una marcha a nivel nacional para defender las tradiciones mexicanas, como son las corridas de toros, las peleas de gallos, o incluso la charrería.

Miles de galleros viven en el estado de Chihuahua, son personas que dependen de este negocio como medio para subsistir. A nivel nacional, esta industria genera aproximadamente 8 mil 400 millones de pesos de derrama económica para el país, por lo que miles de familias dependen de la crianza de gallos de pelea.

El representante de la sección estatal de productores de aves de combate, el ingeniero Javier prieto Cacho, comentó que hay grupos en pro de los animales que trabajan en el bien de una causa, “nosotros no estamos peleados con ellos, nosotros cuidamos a todos los animales domésticos”, señaló.

“Es demasiado preocupante que políticos, en especial malos políticos, estén en contra de las tradiciones, atentando con su prohibición”, agregó el ingeniero Javier prieto Cacho. Hay animales que son necesarios para las actividades de la fiesta charra, la cual es considerada como un patrimonio cultural a nivel nacional, ya que la charrería es el deporte número uno en México por excelencia. 

Los gallos de pelea, de no tenerlos en cautiverio, como se hace en su crianza, si se dejan libre, entre ellos se van a matar, puesto que esa es su naturaleza, como muchos animales ellos defienden su territorio, a sus crías y a sus gallinas, al igual que sus criadores pelean por sus familias y su medio de sustento. 

“Prohibir estos animales sería como mandarlos directo a la extinción”, dijo el dirigente de los galleros de Chihuahua. Además de que miles de personas dependen de este negocio, ya sea como productor del alimento de estos animales, como los veterinarios que los atienden, los distribuidores de los tratamientos medicinales o vitamínicos.

Un gallo de pelea se come aproximadamente entre 100 y 120 gramos de comida, lo cual podría parecer poco, pero si consideramos que un criador de estas aves de combate no solo tiene un gallo, puede tener 100 o 300, incluso más, además de que el ave no come maíz o desperdicio, sino comida especial que es distribuida por personas integradas en este negocio, es una industria establecida en toda la República Mexicana que no puede ser eliminada de tajo porque dejarían a miles y miles de personas y sus familias, sin empleo.

Al querer prohibir estas actividades, no solo en el estado, sino en todo el país, se estaría perdiendo las actividades y tradiciones que hacen que este país este lleno de actividades culturales.

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.