Arma Trump un gabinete racista

NUEVA YORK– El equipo de transición del futuro presidente de Estados Unidos ha revelado 66 nombres de posibles candidatos a ocupar 16 secretarias-consultorías claves en su administración: 93% son anglosajones (de raza blanca) y 85% son hombres.

No figura ni un solo mexicano o hispano. 

Sólo cuatro afroamericanos, un hombre de ascendencia india y una mujer asiática reflejan la diversidad de este equipo. Todos republicanos, mantienen posiciones extremas o negativas sobre inmigración y México. 

El afroamericano David Clarke, actual sheriff de Milwaukee, está nominado para dirigir el Departamento de Seguridad Nacional. Sus declaraciones son similares a las del controversial sheriff Joe Arpaio del condado de Maricopa en Arizona. 

Controlaría el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE, por sus siglas en inglés), la Patrulla Fronteriza, el Servicio Secreto y todos los servicios de deportaciones, mismos que regresaron a casi 3 millones de indocumentados, 65% de ellos mexicanos, un aproximado de mil 100 por día, 46 por hora, durante los ocho años de gobierno de Barack Obama. 

Ken Blackwell, también afroamericano, ha sido anunciado a dirigir el Concilio de Políticas Domésticas, agencia federal encargada de alinear las decisiones morales con los objetivos nacionales. 

El religioso de Ohio se refiere a los homosexuales como “pecadores”, “cleptomaniacos”, “rateros” y “pirómanos”. Los culpó por el asesinato de seis personas en Isla Vista (2014) y pide “terapia reparativa”, hablando sobre “tratamientos” químicos, algunos induciendo el vómito, para curar estas “enfermedades”. 

Pertenece a la mesa directiva de la Asociación Nacional de Rifles (NRA) y su organización, Family Research Council, es catalogada como un “grupo de odio” por el Southern Poverty Law Center. 

La senadora creadora de la ley anti mexicana y anti inmigrante más tóxica de los Estados Unidos, la Arizona SB 1070, que permitía detenciones policíacas utilizando “racial profiling”, está encaminada a dirigir el Departamento del Interior de los Estados Unidos. 

Jan Brewer, anglosajona, ex gobernadora de Arizona, probablemente la mujer más odiada y recordada por mexicanos e inmigrantes en su estado, compite por este puesto junto con la ex candidata presidencial y promotora de la tortura Sarah Palin y las igualmente conservadoras Mary Fallin, gobernadora de Oklahoma, y Cynthia Lummis, congresista de Wyoming. 

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.